PATRIA O CORPORACIONES

1527257947425

La victoria de la alianza Cambiemos en el ballotage presidencial de noviembre de 2015 trajo consigo la llegada al gobierno de un bloque de poder político y económico que reviste numerosos antecedentes a lo largo de la historia argentina, pero con la novedosa consolidación de una base electoral. Así fue como junto a Mauricio Macri, ingresaron a las mesas de decisiones de la Casa de gobierno latifundistas agroexportadores, multinacionales industriales, empresas constructoras, bancos privados, inversores financieros, monopolios de energía, cadenas de supermercados y tantos otros grupos de enorme concentración económica que arrastraban años de confrontación con las políticas de protección, intervención y redistribución llevadas adelante por los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

Así se explica las primeras medidas apenas pusieron un pie en Balcarce 50. Se ordenó a levantar retenciones a las empresas exportadoras de cereales y granos y bajar a una cifra módica los aranceles a la soja, liberar a precio de mercado el valor del dólar con una devaluación de más de 50% con impacto directo en precios, acudir a la mano invisible del mercado para fijar los valores de las tarifas de servicios públicos y transporte hasta entonces subsidiadas por el Estado Nacional despreciando ámbitos democráticos como las audiencias públicas. Además se abrió paso al mundo de la especulación financiera con el pago a los Holdouts y posteriores políticas de financiamiento vía títulos del Banco Central a exorbitantes tasas de interés.
Aunque no sin tensiones entre los propios intereses de cada actor, este bloque de poder se vertebró detrás de una alternativa política bajo un programa neoliberal con lineamientos claros que avanza a gran velocidad bajo un relato de ejecución “gradualista” (y una protección mediática fenomenal). Potenciar al máximo los márgenes de ganancia de dichas corporaciones en detrimento de los salarios e ingresos de la población, comprometiendo el tejido social existente, desarticulando el trabajo como ordenador de la sociedad y desmantelando el esquema de redistribución del ingreso alcanzado hacia 2015. Demandas genuinas como la inflación y los aumentos de precios sirvieron al discurso de “austeridad” del gobierno para retraer el consumo y restaurar el proceso de movilidad social ascendente, acompañado de arremetidas por instaurar el paradigma de la meritocracia que sostenga la desigualdad de oportunidades, los cierres de fábricas, los despidos masivos en el Estado, las crisis de pequeñas y medianas empresas en los cordones industriales y la escalada represiva por parte de las fuerzas de seguridad.

El pasado 8 de mayo, tras una semana convulsionada de inestabilidades en el mercado cambiario, Mauricio Macri dio anuncio a uno de los pasos fundamentales de la consolidación del modelo neoliberal : la subordinación al Fondo Monetario Internacional. La renuncia a la soberanía política y el tiro de gracia a la ya deteriorada independencia económica transitando hacia una sociedad más injusta. Este organismo, visible herramienta de dominio colonial del capitalismo financiero que empujó a la quiebra a decenas de países a lo largo del mundo, es la cara visible de la crisis y estallido de 2001 que entregó como saldo media sociedad sumergida en la pobreza, un cuarto de argentinos sin empleo, índices de desnutrición y mortalidad infantil nunca vistos y un tendal de compatriotas muertos bajo represión.

Para resistir la avanzada de un aparato de poder de estas dimensiones, es necesario de articular el polo que abroquele todos los intereses afectados por el proyecto liberal y por este revestimiento del capitalismo salvaje a nivel mundial. Un bloque que prime el interés nacional y construya los mecanismos mediante la organización popular. Donde los trabajadores conformen estrategias de unidad en defensa de los puestos de trabajo, del ya menguado salario, por paritarias verdaderamente libres y por sostener las importantísimas conquistas laborales alcanzadas; pero también donde quienes sufren la exclusión y fabrican su propia fuente de trabajo en la economía informal pujen por la inclusión a un piso de derechos digno. Un bloque nacional y popular sublevado frente a todos los tipos de injusticias, tomando así la organización de las mujeres y la brecha histórica que las separa de los derechos y espacios por cuales luchan.

Un bloque que ponga en valor el rol de las organizaciones del pueblo, la construcción en los territorios y los barrios, con la misión de ampliar la base de participación y de masa crítica en el marco de una estrategia común. En impulso de un proyecto que interprete necesidades y expectativas de las mayorías a través de la política, con miras a la construcción de una alternativa de poder que contenga a todos. En defensa de las PyMEs avasalladas por aumentos tarifarios, que emplean más del 80% de la mano de obra registrada. De los científicos, puntales del desarrollo tecnológico e industrial hacia un país soberano. De los estudiantes y docentes y sus luchas frente a las lógicas mercantiles en las políticas educativas. De los jubilados, ya afectados por la infame reforma de diciembre en claro alineamiento a las pautas de los organismos financieros, y todos los alcanzados por sistema previsional en permanente amenaza de vaciamiento.

Es por eso que los argentinos y argentinas se convocan este próximo viernes a la Avenida 9 de julio bajo la consigna “La patria está en peligro : No al FMI”. Un 25 de sol, igual que aquel dos siglos atrás donde nuestros patriotas consagraron la histórica semana de Mayo con la destitución del Virrey Cisneros y el primer grito de rotas cadenas del dominio colonial foráneo. Por el compromiso de los orgullosamente habitantes de este suelo a no admitir ninguna forma colonial que someta presente y futuro de las mayorías a la voluntad de pocas manos enriquecidas a costa de hambre y miseria. Para así oponerle a la fuerza brutal de la antipatria, la fuerza del pueblo organizado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s