ABORTO: UN DERECHO NO GARANTIZADO

Estrella Perramón fue sentenciada a un mes de prisión en suspenso y un año de inhabilitación por la práctica de un aborto no punible. El Juez que dictó el fallo había sido sancionado en 2014 por la Corte provincial por su actuación en otro caso de interrupción legal del embarazo.

Perramón, médica generalista de la ciudad de Esquel, fue acusada de la muerte de una joven de 17 años. Si bien en el fallo se la absolvió por el aborto porque “realmente no se pudo determinar si la joven contaba con una gestación en curso”, se la condenó por el delito de “lesiones culposas” considerando que no hubo buena atención y que la adolescente “sufrió una infección como producto de una intervención incompleta”.

El Juez que dictó la sentencia es José Colabelli. En 2014 había sido sancionado por el Superior Tribunal de Justicia de Chubut por “falta grave” y “abuso de poder” por haberse opuesto en forma arbitraria a la realización de una interrupción legal del embarazo. En el caso una nena de 12 años había solicitado autorización para abortar.

Organizaciones feministas que acompañaron el proceso sostuvieron “que la médica siguió los protocolos de aborto no punible del Ministerio de Salud de la Nación y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y que nunca se determinó la causa del fallecimiento de la joven”. Ruth Zurbriggen, integrante de Socorristas en Red de Neuquén, dijo que el fallo deja en evidencia que “no hay justicia en la sentencia. Hay ensañamiento disciplinador”.

Edgardo Manosalva, el abogado defensor, ya adelantó que apelará la resolución. Según su perito, la médica Stella Maris Manzano “los médicos no tenemos obligación de resultados. Sí, de procedimientos. Lo que el juez tiene que ver es si la médica siguió los protocolos sobre aborto no punible. Y ella respetó tanto el del Ministerio de Salud de la Nación como la Guía de la OMS de aborto sin riesgo de 2012. En ambos documentos no se recomienda el legrado como rutina. El juez la condena supuestamente por no haber seguido ese proceder”. La médica sostuvo que hubo una asistencia deficiente en Esquel, a donde fuera derivada días después, y que la historia clínica fue adulterada.

Manzano objeta que el fiscal no haya aceptado analizar las muestras de la médula ósea extraídas durante la autopsia –que podrían haber confirmado si tenía leucemia la joven– y tampoco accedió a realizar un examen toxicológico para determinar si su novio le podría haber suministrado “algún yuyo” u otro medicamento para que interrumpiera la gestación. En el juicio se ventilaron algunos mensajes que le envió a Keyla por celular donde le decía que tenía “algo para que tomes”. Sin embargo, durante el debate oral del juicio, el joven dio una versión diferente y aseguró que él no era partidario de interrumpir el embarazo.

En Argentina el 18% de las muertes de mujeres embarazadas se debe a la práctica de un aborto clandestino, lo que significa que es la principal causa directa de mortalidad materna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s